APIAGUAIKI TUMPA Y LA REVOLUCIÓN INDÍGENA

Por: Alvaro Bejarano y Alejandro Delgado (GeneraciónEVO Santa Cruz)

Cuando hablamos de Revolución Indígena, estamos ingresando a la parte más profunda de la conciencia latinoamericana, donde una mezcla de recuerdos y marcas genéticas, van calando en la mente de nuestros pueblos humillados, esclavizados y torturados durante más de cinco siglos. El alma de nuestro pueblo sigue llorando fatídicos episodios de la historia que parecen no haber sido justos en el momento del desenlace de grandes batallas y luchas por la liberación indígena.

Apiaguaiki Tumpa, uno de los líderes indígenas del pueblo guaraní, vivió en carne propia la injusticia de la clase oligárquica post republicana de nuestro país. Su vida parece emerger de una profecía y caminar por un sendero de coraje y defensa constante de sus ideales libertarios hasta llegar a ser el caudillo Tumpa, como lo llaman los guaraníes, cuyo significado evoca a un hombre dios.

Es así que la vida indígena, inmersa en la sabiduría de la selva y el aprendizaje ancestral, forman el carácter de un hombre revolucionario que yace viendo a su madre degollada en manos del ejército republicano y todo su pueblo mutilado, acontecimientos que templan el coraje en su sangre y el grito de libertad rompe el silencio de la injusticia del yugo terrateniente.

El caudillo Tumpa luchó por la igualdad, luchó por sus ideales libertarios, luchó por nosotros y por todo el pueblo guaraní. La coyuntura actual nos muestra que su legado se refleja hasta el día de hoy, llegando a ocupar un espacio en la historia como caudillo de nuestra cultura oriental. Por esta razón, la Federación Sindical de Trabajadores Campesinos de Santa Cruz lleva el nombre de “Apiaguaiki Tumpa”; en conmemoración al luchador de las tierras de los llanos y valles.

Teniendo ese nombre, era impensable que la Federación, junto a diferentes dirigentes que han formado parte de la misma, no estuvieran presentes como actores del Proceso de Cambio y la revolución que vive actualmente Bolivia: la marcha “Poder, Tierra y Territorio”, que partió desde el oriente boliviano cuyo grito de libertad manifestaba que desde estas tierras había oposición a un sistema consumista, neoliberal, que conducía a una muerte paulatina y dolorosa.

La coyuntura anterior al Proceso de Cambio liderado por nuestro Presidente Evo Morales Ayma, se había caracterizado por los conflictos sociales, siendo el trabajador campesino y la trabajadora campesina los principales actores, quienes produjeron aquellos levantamientos que evidenciaban las condiciones de vida inhumanas en las que ellos y ellas se encontraban, pero la convicción en el Proceso de Cambio, la entereza y la humildad que los caracterizó, siempre acompaño su lucha sin dar un pie atrás a la revolución indígena y campesina de Santa Cruz y, como resultado, el alma del indígena Apiaguaiki descansa en paz, porque se logró la victoria contundente de la igualdad y la libertad boliviana.

Se entiende que actualmente estamos en un proceso en el que el Estado está cambiando las condiciones de vida para el desarrollo de la población y, el sector campesino, tiene que estar a la altura del cambio, aportando con la producción - de pensamiento, de ahí la necesidad de tener consecuencia y apoyo al Proceso de Cambio que lidera nuestro hermano Presidente Evo, que sigue los pasos gallardos de lucha ancestral que dejaron como legado muchos caudillos, entre ellos Apiaguaiki Tumpa, que seguirá marcando una senda de coraje y revolución por el que caminamos todos los bolivianos y las bolivianas.

Para hacer tu comentario Ingresa vía Facebook Twitter
©2017 www.generacionevo.org - Hecho en Bolivia por Orestes Sotomayor