“Bolivia sigue un proceso de indianización”

Por: Andrea Morales Rivero @andrea_rivero

Esto fue lo que dijo el vicepresidente Álvaro García Linera en agosto del 2013, el concepto de indianización se refiere a un deseo o anhelo de relacionarse, de algún modo, con lo indígena. Como sabemos, el actual partido de gobierno ha realizado una mayor inclusión de personas de diferentes estratos sociales en cargos políticos, hecho que no se había podido ver en ningún otro gobierno anterior y, justamente a esto es a lo que se refiere el Vicepresidente al hacer esta afirmación. A su vez, el presidente Evo Morales Ayma manifestó también en agosto de 2013 que “al margen de que seamos indianistas, indigenistas, mestizos, criollos, todos somos originarios. Unos son originarios milenarios; otros originarios contemporáneos, pero todos somos de esta patria. Somos de esta nuestra querida Bolivia”. Esto es algo muy cierto, ya que todos los bolivianos y las bolivianas, independientemente de la identidad cultural que asumamos, somos básicamente eso, bolivianos. No es necesario separarnos y excluir a una persona por su condición de k’ara o de indígena, o que haya diferencias entre grupos por este motivo.

Vivimos en un Estado con una diversidad cultural muy amplia y, desde hace algunos años, en Bolivia se ha podido ver que estamos recuperando varias tradiciones ancestrales que, debido a la colonización, se estaban perdiendo.

No podemos negar que vivimos en una sociedad que ha adoptado muchas costumbres impuestas por nuestros colonizadores y, especialmente, la clase media se ha encontrado en medio de este “sándwich” donde se juntan tanto costumbres originarias como las costumbres adoptadas desde la colonización. Pero, hoy, la nación boliviana se consolida como una nación que abarca y unifica a los más de 10 millones de bolivianos que tenemos una identidad nacional boliviana.

Según el censo del 2012, el 40 % de la población afirmó tener una identidad compuesta, a diferencia del censo del 2001 en el que no se abordaba aspectos de su identidad, entonces podemos observar que, en 11 años, una buena parte de la población optó por aceptar sus raíces, su origen y esto indica un buen avance del proceso de indianización.

Visto desde una perspectiva más amplia, los bolivianos y bolivianas poseemos una identidad compuesta, es decir, pertenecemos, al menos, a una nación cultural indígena originaria: aymara, quechua, guaraní, moxeña, uru o cualquier otra de las 36 naciones indígenas que han sido reconocidas en la Constitución Política del Estado.

Biológicamente, todo ser humano en el mundo es, en sentido estricto, mestizo. Somos una mezcla de culturas e identidades, ya que por nuestra sangre fluyen todas las sangres y es que es inevitable que en diez mil años las diferentes naciones se hubieran mantenido estáticas. Culturalmente, podemos decir también que toda identidad en el mundo es mestiza, por este motivo es importante aceptar nuestras tradiciones, nuestras raíces y asumir los saberes ancestrales heredados de los pueblos originarios del país y no perderlos, para así poder mantener nuestra identidad, retomando lo que dijo el Presidente en aquella ocasión “Bolivianos somos todos y eso es algo que no debemos olvidar”.

Para hacer tu comentario Ingresa vía Facebook Twitter
©2017 www.generacionevo.org - Hecho en Bolivia por Orestes Sotomayor