El fracaso de la derecha en su intento de politizar la protesta antidakar

Por: Nicolas Melendres *

No hay nada más absurdo que ver a un facho criticar el “colonialismo”, no hay nada más sin-sentido que ver a un militante de derecha criticar al “capitalismo”. Es como ver a un lobo defender a las ovejas, o a Satanas criticar al calor que hace en el infierno. Es simplemente un absurdo, por eso al ver a un “periodista” del ala derecha, levantar las banderas de la izquierda, es de locos o de incautos.

Esta gente aparenta preocuparse por las posibles “contradicciones en el discurso del presidente”, es la misma gente que toma su latte o capuccino de bolsas de plástico importadas en Juan Valdez y al mismo tiempo dicen preocuparse por la “deforestación”, el “vivir bien de los pueblos indígenas” o “el bienestar de la economía del país”; es la misma gente que acude a sus debates bizantinos sobre el medio ambiente en mesas de madera importada, y proyecta sus datas con energía de la naturaleza deforestada.
A esta gente no le importa sabotear la promoción de su país a través del Dakar, para atraer turismo o movimiento económico, con tal de joder al gobierno, a los funcionarios públicos, o a los organizadores, ya que no son de su agrado, o peor aún, no son ellos los que están generando el evento. El neoliberalismo soñó durante 30 años promocionar a Bolivia, y nunca lo logro, el Estado Plurinacional lo logro en 10.

“El ladrón piensa que todos son de su condición”, dice el refrán, y es verdad, la derecha piensa que toda obra, o todo evento organizado por el gobierno es para “ganar votos azules”, o para “beneficio propio”; no puede ver que el nuevo palacio de gobierno, el nuevo edificio del ministerio de economía, el avión presidencial, el nuevo edificio del parlamento, serán para las próximas generaciones, nuestros próximos representantes, es un beneficio para el Estado boliviano, no del gobierno; peor aún, quien sabe, ojala que nunca, para los pupilos de Samuel, Tuto e incluso la Embajada Norteamericana, obviamente ese no es nuestro deseo en absoluto, ya que no se lo merecen.

La derecha tiene una vocación por el poder en detrimento de la gestión, sino pregúntenles a sus padres o abuelos, porque la derecha salió a patadas del gobierno en “octubre de 2003”.
Han reconocido que “la protesta antidakar ha fracasado”, en realidad no era una protesta antidakar, y si la era, era solo de los 4 troskos que eran conscientes de lo que protestaban, pero la derecha no es troskista, ¿no ve?; entonces, lo que fracaso no fue la protesta antidakar, sino la “politización de la protesta antidakar”, así como fracaso su intento de “politizar la protesta del agua”, y así sucesivamente…

Qué bueno que el “arresto momentáneo” de los 4 troskos no haya pasado a mayores, y no se los haya “remitido al Ministerio Publico”, sin embargo, todos los bolivianos tienen derecho a expresar y difundir libremente pensamientos u opiniones por cualquier medio de comunicación, de forma oral, escrita o visual, individual o colectiva, según el artículo 21 de la C.P.E, capitulo tercero; derechos civiles y políticos, a menos que “salvo en los casos y según las formas establecidas por la ley, nadie podrá ser detenido, aprehendido o privado de su libertad, ya que la dignidad y la libertad de la persona son inviolables. Respetarlas y protegerlas es deber primordial del Estado”, señala el artículo 22. El ministerio de gobierno debe tener más cuidado en estos casos, para no caer y no dar insumos a la derecha, en torno a los exabruptos que puedan cometer las fuerzas de la ley del Estado. Por lo demás, haciendo un lado este lamentable hecho, la policía ha cumplido un buen trabajo.

El gobierno no niega que se equivocó con el agua, ha reconocido su error, reconoció evidentemente que hubo un orden de prioridades y atenciones depurado, y que hoy lo está rectificando, la deuda del gobierno es con los 99 barrios afectados, no con la derecha.

Por último, la derecha ha recibido un tremendo revés por parte de la población boliviana que ha estado de fiesta y al mismo tiempo atendiendo el abastecimiento y solución del agua, ondeando la tricolor en distintos lugares del territorio, desde cholos a jailones, de indios a blancos, de t`aras a k`aras, yo diría que, el Dakar no ha sido solo un pretexto para olvidarnos de nuestros problemas y divisiones internas en la sociedad, sino que ha sido una fiesta que ha unificado y revindicado la identidad nacional, los bolivianos en fiesta y trabajo, son uno sola voz en la comunidad nacional e internacional.

*@melendres_nico

Es politologo

 

Para hacer tu comentario Ingresa vía Facebook Twitter
©2017 www.generacionevo.org - Hecho en Bolivia por Orestes Sotomayor