¿Es posible que una economía decrezca?

Por: Inti Tonatiuh Rioja Guzman @intirioja Resumen campamento de Decrecimiento y Cambio Climatico en Erkelns, Alemania

Pese al crecimiento de nuevos países en la economía mundial como China, la hegemonía del norte contemplada como Europa occidental y Estados Unidos se encuentra vigente, el modelo que plantea medir el crecimiento a partir del Producto Interno Bruto (PIB) es un ejemplo.

El modelo impulsa a que las economías se vean en una constante carrera de expansión, es una teoría de connotaciones fuertes e involucra los paradigmas civilizatorios de gobierno y sociedad civil.

El crecimiento juega un rol importante en las sociedades capitalistas, puede mantener a poblaciones políticamente estables al costo de moverse constantemente para no caer, a su vez, el expandirse y reproducirse genera individualización de las personas llevando al medio ambiente a un límite.

Es compleja la realidad, principalmente porque vemos una evolución del colonialismo antes impuesto de persona a persona, ahora, de modelo económico a persona, todo esto a raíz de la necesidad de “crear” un sujeto que pueda ser explotado globalmente, una especie de racismo ambiental.

Sí profundizamos esta mirada, la cohesión social eventualmente se verá afectada al cuestionar porque la democracia no se enfoca a resolver problemas de esta naturaleza y, más bien, apunta a cuidar privilegios de clase.

En ese marco, el decrecimiento de la economía implicaría la lucha antiimperialista, lucha no sólo contra personas, sino a modelos impuestos. Plantearnos decrecer significa aplicar la descolonización al imaginario del crecimiento, tarea para nada sencilla por una simple razón: distribución del poder. Es necesario contextualizar la diferencia que existe entre el poder real del norte y el sur.

Esto pasa por responder una pregunta de rigor ¿Quién marca las tendencias del crecimiento?, evidentemente encontramos que el sur no tiene la capacidad real de poner precio al barril del petróleo, en cambio el norte sí, mediante movidas geopolíticas como los enormes gaseoductos que cruzan Europa de oriente a occidente para quitarle mercado a Rusia.

A grandes rasgos, sí es posible decrecer económicamente, pero no sin antes ganarle espacios al imperialismo, queda mucha lucha por venir.

Para hacer tu comentario Ingresa vía Facebook Twitter
©2017 www.generacionevo.org - Hecho en Bolivia por Orestes Sotomayor