21F: El racionalismo, la lucha de clases y la trivialización de la política

  Nicolas Melendres


Creo que una cosa que debo valorar del pensador boliviano HCF Mansilla, más allá de mis diferencias políticas con él, es su perspectiva crítica de las cosas. Como olvidar su frase célebre: "digo esto, tomando en cuenta que me puedo estar equivocando" - parafraseo mío.

Creo que de las distintas cosas que debemos rescatar del profesor Mansilla, en este contexto pre electoral, desde cualquier posición en la lucha del campo político, es la capacidad de dudar. Digo esto en un contexto que, por lo general "tendemos a escuchar lo que queremos escuchar", y discriminamos pre-juiciosamente lo que no nos conviene o gusta, sin si quiera ponderarlo. Creo que un pensamiento racional y cientificista, - dos fundamentos creo sostenidos por el profesor Mansilla - escuchar hasta lo que no queremos escuchar, y dudar de lo que gusta escuchar, en un contexto de guerra sucia y panfleteria política a la que el pueblo boliviano está siendo sometido a través de las redes sociales en estos últimos días, trivializando de esta forma a la política, es impostergable.

La politóloga Helena Arjirakis define a este fenómeno como “la fragmentación, particularización y trivialización de la política”, donde estas "tecnologías de derrocamiento" buscan mezclar política con chisme, entretenimiento, farandulizacion, desviando la atención de lo central, de las temáticas estructurales de la política (economía, la estabilidad, la proyección del país, la inversión social, la lucha contra la pobreza, el crecimiento, la movilidad, y ascenso social, etc.) por la devaluación de la política... (1).

En un anterior articulo (2), me referí al rol de la “calumnia y la difamación”, en un contexto pre electoral, con este articulo mi objetivo es reflexionar junto a los lectores de la importancia de la búsqueda de la verdad, la política y la duda racional.

Escuchemos con atención lo que no nos gusta escuchar y dudemos de lo que se queda fácilmente en nuestra cabeza. Activemos el pensamiento crítico, vale, porque lo que definimos este 21f, repercutirá en la vida cotidiana de cada uno de nosotros en los próximos años, y ninguno de nosotros se salva de esta responsabilidad.

Este 21f decidimos si tomamos como verdad científica el chisme, la calumnia y la difamación; o preferimos prestar atención a lo central, las temáticas estructurales de la política (la economía, la lucha contra la pobreza, el crecimiento, la movilidad y ascenso social, etc.).

No intento influir sobre su decisión, aunque mi posición siempre ha sido clara, porque creo que no existe imparcialidad en política, menos en Bolivia.

(1) Las ideas fuerza sobre el referéndum del 21 de febrero, Helena Arjirakis, La Epoca, N 708
(2) 21F: Crónicas de una bastarda oposición, Nicolás Melendres, La Época N 708
   

 

Para hacer tu comentario Ingresa vía Facebook Twitter
©2017 www.generacionevo.org - Hecho en Bolivia por Orestes Sotomayor