La Justicia pensada desde el socialismo

Por: Gabriel Villalpa Perez 

Todo sistema judicial responde a un sistema político. Así, el sistema judicial boliviano, pensado y desarrollado desde el sistema político republicano-latifundista hasta el sistema político neoliberal desarrolló la clase de justicia que tenemos, que ya ofreció todo lo que tenía para ofrecer en el pasado, ahora se encuentra demostrando su fracaso y crisis. El principal problema de la justicia en nuestro país es que no hemos desarrollado aún un sistema judicial concordante con el sistema político actual, no hemos desarrollado una justicia pensada desde nuestro socialismo.

En contraposición al neoliberalismo, Bolivia ha teorizado y desarrolla en lo político el paradigma del socialismo comunitario. Ahora bien, en lo jurídico es imposible continuar con un sistema judicial obsoleto que respondió a otros momentos históricos y otros sistemas políticos muy diferentes al que actualmente tenemos. Es una necesidad y constituye un verdadero acto revolucionario descolonizar la justicia; repensarla, refundarla, concebirla desde nuestras propias problemáticas y necesidades judiciales.

El horizonte para la revolución en nuestra justicia es el socialismo comunitario. Construir una justicia con valores ético-morales de solidaridad y apego a la comunidad, por ejemplo, en cuanto se refiere a las penas, nuestra justicia individualiza (herencia del sistema neoliberal-individualista) y no prevé la reparación del daño causado a la víctima ni a la sociedad, hay un castigo (en el mejor de los casos), pero no hay una reparación. No concibe que el sujeto pasivo en la mayoría de los delitos es la sociedad en su conjunto, la comunidad, por lo tanto la misma debe ser compensada. En esta nueva justicia se debe establecer la reparación del daño causado al sujeto pasivo directamente afectado, como también a toda la sociedad, sin exclusión de la pena prevista para los ilícitos.

La justicia del socialismo comunitario debe ser desburocratizada y descentralizada atendiendo los procesos desde el inicio hasta su culminación en jurisdicciones propias como los barrios, distritos, municipios, comunidades; es decir, los núcleos territoriales más próximos otorgando soluciones prontas, oportunas y sin dilaciones.

Esta nueva justicia debe ser dinámica a través de brigadas judiciales y no la actual y obsoleta justicia estática de juzgados que paulatinamente se han convertido en focos de corrupción, se debe llegar al pueblo democratizando la acción judicial de la mano del control social, por parte de toda la población, hacia estas nuevas instituciones.

La formación del estudiante de derecho debe estar íntimamente ligada a su realidad política y social, debe entender que nuestro sistema judicial responde a este nuevo sistema político, desarrollado por los bolivianos “El Socialismo Comunitario”.

Esta formación declinó en los últimos años atacada por el neoliberalismo que concebía a los profesionales abogados como simples tecnócratas, apolíticos, apartados de los cambios sociales del país. El abogado debe volver a ser aquel político, economista, historiador, estadista, aquel hombre idealista (porque el valor “Justicia” es un ideal), debe volver a ser aquel agente protagonista de los cambios políticos y sociales, debe construir este nuevo sistema judicial acorde a la realidad y la necesidad de su pueblo. Un sistema judicial propio con el horizonte del socialismo comunitario claro, un sistema esencialmente anticapitalista, en el cual, el abogado reflexiona y soluciona los problemas de la sociedad empuñando en la mano izquierda la espada de la justicia.

Una tarea pendiente de la revolución democrática y cultual es la revolución en la justicia, el pueblo no aceptara parches ni reformas que no cambien la esencia del sistema judicial. La vieja y fracasada justicia del sistema político neoliberal debe desaparecer y dar paso a la justicia del Socialismo Comunitario que es nuestra propia construcción real y posible.

*Militante de Generación Evo y conductor del programa radial “Sangre Combativa”.

Para hacer tu comentario Ingresa vía Facebook Twitter
©2017 www.generacionevo.org - Hecho en Bolivia por Orestes Sotomayor