GEOLIBERACIÓN, TEORIA Y PRAXIS

Toda revolución cultural debe ser, esencialmente, una revolución epistemológica, debe deconstruir las categorías conceptuales conservadoras obsoletas e incorporar en la nueva construcción cultural, teórica, conceptual y práctica nuevas categorías propias fundantes de paradigmas civilizatorios alternativos a los actuales. El horizonte postneoliberal trazado por la revolución democrática y cultural obvia aspectos elementales, nos hemos olvidado de teorizar y desarrollar detalladamente nuestros nuevos paradigmas civilizatorios. La praxis superó, en su desarrollo, a la teoría, pero generó, a la vez, una especie de simple reproducción memorística de los elementos conceptuales alternativos al capitalismo y neoliberalismo que no necesariamente fundamentan un esquema de valores culturales y superestructuras fuertes o contra hegemónicos.

La geoliberación como una construcción teórica-practica propia que parte de la deconstrucción de lógicas de dominación planteadas, estudiadas y desarrolladas ampliamente por la geopolítica. Fundamenta los paradigmas civilizatorios modernos que confrontan directamente el sistema neoliberal mundial y sus lógicas económicas, políticas, sociales y culturales. Las lógicas de dominación pasan a transmutarse en lógicas de liberación.

En lo económico, es sabido, que el dólar se sustenta como la principal moneda de intercambio comercial avalado únicamente por el poder político y la especulación financiera que deviene de Wall Streat. El valor del dólar es una ficción porque no está respaldado por reservas internacionales reales. El dólar es un papel moneda cuyo único valor deviene de la política internacional que impone al mundo Estados Unidos. Las estrategias de geoliberación económicas y financieras proyectan la superación de la dictadura del dólar, la estrategia mas clara la develaron los BRICS, generando transacciones con sus monedas locales, hasta fortalecer una moneda común. También desde Latinoamérica con el Banco del Sur se proyecta una moneda común el “Sucre”, combatiendo frontalmente la hegemonía del dólar.

La geoliberación biocéntrica sabiendo que Latinoamérica es el continente con mayor biodiversidad del mundo y con la mayor reserva de agua dulce se contrapone a todas las lógicas y estrategias geopolíticas de dominación imperial que hacen énfasis en nuestros recursos naturales como recursos estratégicos de andamiaje del sistema capitalista. Proyectamos nuestras reservas de agua dulce como la esperanza de un mundo con vida. Protegemos la biotecnología ancestral que en la actual geopolítica antropocéntrica es mercancía de la industria cosmética y farmacéutica.

En lo superestructural, la verdadera dominación imperial, siempre fue la dominación cultural, que enajeno los valores culturales de nuestros pueblos. El “American Way of Life” se impuso como modelo civilizatorio hegemónico, contrapuesto recién ahora por el “Vivir Bien” como un nuevo modelo social comunitario global, que se contrapone al caótico “vivir mejor” planteado desde una sociedad que mercantiliza todo con sus construcciones culturales. 

Michel Foucault explicaba que el “valor cultural” más importante de occidente es la filosofía, pero la filosofía europea; quebrar con el eurocentrismo implica la descolonización epistemológica plantada por ejemplo desde la filosofía de la liberación por Enrique Dussel.

Los aspectos de la geoliberación anteriormente expuestos brevemente, desarrollan un cambio de época y de visión geopolítica, de pensar en dominación a pensar en estrategias de liberación.

Para hacer tu comentario Ingresa vía Facebook Twitter
©2017 www.generacionevo.org - Hecho en Bolivia por Orestes Sotomayor