Geopolítica de la emancipación

El Vicepresidente Álvaro García Linera sostiene que el capitalismo ha adquirido una medida geopolítica planetaria absoluta. En este sentido, las acciones aisladas se convierten, aunque uno no quiera, en una fuerza productiva del capitalismo porque lo ayuda a potencializarse. La única manera de no ser subsumidos por el capital es que la lucha por lo local también involucre la lucha por lo universal, por la totalidad. Esto implica tomar e involucrarse en las estructuras de poder, generando una nueva correlación de fuerzas en el sistema internacional.

El decreto emitido por Estados Unidos, en relación a la “Ley para la defensa de los derechos humanos y la sociedad civil de Venezuela de 2014”, fue sucedida por el decreto del pasado 9 de marzo , en el que se declara a Venezuela como “una amenaza para la seguridad nacional“ lo cual es una muestra más de la geopolítica injerencista que mantiene Estados Unidos no solo con países de Latinoamérica, ya que también se tomaron medidas similares con Irán, Siria o Birmania, entre otros países, en los que se procedió con el ataque militar, a título de resguardar los derechos humanos de la población.

En la realidad, lo que implica este decreto vertido por Estados Unidos es una desestabilización e intervención militar, como dijo Diosdado Cabello, Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela: “lo que viene ya está planificado y debemos decirlo, son ataques sobre nuestra tierra, sobre nuestro país, ataques militares”. Frente a esta política amenazante hacia Venezuela, desde el bloque latinoamericano se debe fortalecer la unión y construcción del horizonte regional socialista de nuestros países; nuestro proceso emancipatorio frente al imperialismo, sí representa una amenaza para el sistema capitalista mundial.

Por lo tanto, la crisis del capitalismo se cristaliza también en un reordenamiento geopolítico, que tiende hacia un mundo pluripolar y multicéntrico. Estamos viviendo un declive relativo del imperialismo estadounidense. Los países de la región sudamericana no somos más los países de las venas abiertas de América Latina y ésto es, precisamente, lo que se debe dejar claro ante los golpes desestabilizadores imperialistas que pretendan (como en la década de los 80, bajo el denominado Plan Cóndor) violar la soberanía de nuestros Estados, promoviendo gobiernos funcionales a los intereses imperialistas.

La pretensión de aislar a Venezuela es clara. Tras el restablecimiento de las relaciones internacionales entre Estados Unidos y Cuba, se busca debilitar la política interna venezolana y frenar la consolidación regional para convertirnos en “causas aisladas” que puedan ser subsumidas al capital.

La importancia de nuestro país en la consolidación de este bloque regional antiimperialista es consistente: Bolivia es un referente político a nivel internacional, los avances en políticas sociales, la estabilidad económica, la inclusión y participación de las organizaciones sociales, indígenas y campesinas en el Estado y la visión clara de socialismo comunitario. Han puesto en el ojo internacional a Bolivia que, junto a países como Venezuela, Ecuador y Cuba han mostrado tener la vanguardia revolucionaria de la región con visiones progresistas de país y una visión unificada de continente.

Esta construcción de un destino común como región, de cambio en la correlación de fuerzas del sistema internacional es nuestra geopolítica de la emancipación.

Para hacer tu comentario Ingresa vía Facebook Twitter
©2017 www.generacionevo.org - Hecho en Bolivia por Orestes Sotomayor