La libertad del Software y su soberanía

*Responsable de Comunicación de la Agencia de Gobierno Electrónico

y Tecnologías de Información y Comunicación (AGETIC)

 

¿Alguna vez te has preguntado cómo funciona tu computadora o tu celular? ¿cómo es que cuando aprietas la tecla “a” esta aparece, cual magia, en tu programa de texto? ¿cómo es que tu dispositivo móvil te hace caso a todo lo que le “ordenas”?

 

Esto es posible gracias al software, que es un conjunto de órdenes  escritas en lenguaje de programación que traducen todo lo que nosotros queremos decirle a la máquina. Así te puedas comunicar con tu computadora de forma sencilla y que esta te haga caso a lo que tú quieres que realice: como marcar una palabra en negritas o escribir una oración.

 

La mayor cantidad de programas y aplicaciones a los que estamos acostumbrados a manejar están programados en software privativo, es decir que te cobran una licencia por usarlos, que no puedes ver cómo están escritos esos lenguajes de programación y por lo tanto, no puedes modificarlos y mucho menos re distribuirlos. Para instalarlos en tu computadora necesitas una licencia específica, que además solo dura cierto tiempo.

 

Pero existe una alternativa: se llama software libre.

 

Al igual que el anteriormente descrito, el Software Libre es un conjunto de lenguajes de programación que hacen que tu computadora te haga caso. La diferencia es que puedes ver cómo está escrito y lo puedes modificar, como una receta de una torta. Si conoces cómo está hecha puedes agregarle más ingredientes o quitarle algunos para que quede tal como quieres.

 

Justamente, las cuatro libertades de este software son: usar el software para lo que quieras, estudiar su lenguaje, redistribuirlo y modificarlo o mejorarlo para que todas y todos se beneficien. No es una cuestión de gratuidad, sino de libertad, porque el conocimiento que genera la humanidad es de todas y todos, no exclusivo de una persona o una empresa.

 

En este sentido, desde Bolivia, o cualquier otra parte del mundo, podemos usar software libre que haya sido creado por otra persona, adaptarlo a nuestra circunstancia y usarlo para nuestro beneficio como sociedad. Y al mejorarlo, también contribuimos a quien lo haya creado originalmente.

 

Esta alternativa además permite que no dependamos de programas  de otros países o empresas y contribuye a la Soberanía Tecnológica del país. Es decir, que soberanamente, podamos tener control efectivo de la tecnología que utilizamos y contribuyamos al conocimiento de la humanidad.

 

¿Cómo nos beneficia?

Un ejemplo claro del uso del software libre es la simplificación de trámites.  Para que un trámite sea más sencillo y con menos papeleos, se utilizan programas informáticos para conectar a varias instituciones y que puedan intercambiar información entre si. De esta forma las y los ciudadanos no tendrán que presentar tantos requisitos y al ser todo digital, es mucho más rápido: la gente no tendrá que emplear su tiempo haciendo trámites tediosos.

 

La institución encargada de esto es la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación (AGETIC).

 

Para lograrlo, bolivianas y bolivianos, en su mayoría jóvenes, que trabajan en la AGETIC, desarrollan sistemas informáticos que están basados en Software Libre. Es decir que utilizan software libre, lo mejoran y adaptan a nuestras necesidades, para el beneficio de todas y todos.

 

Si usáramos software privativo, no solo nos saldría muy caro, sino que si en un futuro quisiéramos modificarlo o darle mantenimiento, tendríamos que recurrir a la empresa que nos lo vendió para que lo modifique, lo cual genera dependencia.

 

Por eso usamos Software Libre, porque no solo nos permite tener el control de la tecnología que utilizamos, sino que podemos contribuir al conocimiento colectivo.

Para hacer tu comentario Ingresa vía Facebook Twitter
©2017 www.generacionevo.org - Hecho en Bolivia por Orestes Sotomayor