LOS CICLOS DEL ESTADO PLURINACIONAL

Para comprender lo que significa el proceso de cambio que los bolivianos estamos viviendo, es

necesario dar una mirada política general a los grandes ciclos que se han desarrollado de 2005 al

presente y con proyección al 2020. Podríamos definir que el proceso de cambio boliviano ha

tenido tres grandes ciclos que pueden describir en torno a una línea histórica, una serie de

acontecimientos sociales, económicos y culturales que marcan tiempos diferentes en el país.

Principalmente denominaremos al primer ciclo como 1. Recuperación y apropiación del Estado; al

segundo ciclo como 2. Refundación del país y; el tercer ciclo 3. Hacia la modernización de Bolivia.

Cabe destacar que los tres ciclos van ligados a los tres momentos que el MAS-IPSP, a la cabeza de

Evo Morales y Álvaro García, asumen el gobierno, es decir; 2005 a 2009, 2009 a 2014 y 2014 a

2019. Así mismo, tomaremos como parámetro los planes nacionales de desarrollo y las diversas

agendas políticas llevadas a cabo en estos años.

Ciclo 1. Recuperación y apropiación del Estado, 2005 - 2009: tomando en cuenta los antecedentes

con los que se asume esta nueva etapa histórica, es decir, la decadencia del neoliberalismo,

profunda crisis económica y el agudo conflicto social que alcanzó su punto de algidez con la guerra

del agua en 2001 y la guerra del gas en 2003; se busca la recuperación de los recursos naturales

que obtiene un significante en torno a la soberanía popular y el nacimiento de un proyecto

hegemónico. El nuevo proyecto se basa en: nacionalización de los recursos naturales, asamblea

constituyente y como un importante articulador regional, autonomías en el país. En este sentido,

el mérito del MAS-IPSP y la lectura política de aquel momento, fue tomar la decisión de llevar

adelante estas demandas; a) primero la nacionalización en torno a la concepción de recuperación

de la patria, del patrimonio de todas y todos los bolivianos, principalmente con el petróleo y el gas

boliviano; b) asamblea constituyente, estableciendo como primicia la refundación del Estado bajo

la elaboración de una nueva constitución política, concentrando diversidad de actores y

movimientos sociales a nivel nacional quienes se encargarían de su redacción. Así mismo, se

dedicó principal atención a: c) la autonomía, dado que fue generada como demanda fundamental

del sector del oriente del país que, en algunos momentos, sufrió su deformación cuando se

interpusieron lógicas separatistas, sin embargo resultó en la modificación territorial del país

incluyendo redistribución de la riqueza. Planteadas las piedras fundamentales del inicio de este

ciclo, mediante estas tres demandas, comienza un nuevo punto de partida para Bolivia.

Ciclo 2. Refundación del país, 2009 – 2014: Con una nueva fuente de riqueza para los bolivianos

producto de la nacionalización y con una nueva constitución de la cual se despliega el reto de

construir un nuevo país, se afronta este nuevo ciclo. Mediante el plan nacional de desarrollo se

establece 4 pilares, en el marco de una ambiciosa propuesta de horizonte común; Bolivia digna,

soberana, productiva y democrática para Vivir Bien. En torno a estos pilares, se establecen

estrategias de planificación de la cosa pública, cualidad que había estado ausente años atrás por la

continua improvisación de la administración estatal. El nuevo plan para Bolivia consiste en

contribuir al proceso de transformación del país, desmontar el modelo de desarrollo concebido

desde el colonialismo y el neoliberalismo, y cambiar el patrón de desarrollo primario exportador.

Además de ejecutarlo y formularlo, en el marco del paradigma de desarrollo sustentado en la

filosofía del Vivir Bien, es decir, la complementariedad entre el acceso y disfrute de los bienes

materiales y las realizaciones afectivas, subjetivas y espirituales. Se apuesta por la construcción de

un nuevo Estado Plurinacional, promotor y protagonista del desarrollo social comunitario, que

implementa la redistribución equitativa de la riqueza, los ingresos y oportunidades, en el marco de

la equidad de la economía plural (estatal, comunitaria, cooperativa y privada). Otro factor

importante es la promoción de la erradicación de la pobreza, la desigualdad social y la exclusión.

Ciclo 3. Hacia la modernización de Bolivia, 2014 – 2019: actualmente nos encontramos en su plena

vigencia. Con los avances logrados en los anteriores años, podemos mencionar que nos

encontramos en una relativa estabilidad económica, social y política, lo que permite generar una

importante planificación mediante inversiones millonarias para nuevos proyectos estatales.

Mediante el plan de desarrollo económico social 2016 – 2020, se tiene el reto principal de

erradicar en su totalidad a la pobreza material extrema, además convertir a Bolivia en el centro

energético de la región, dotarlo de un carácter tecnológico, mediante el fortalecimiento del

ámbito científico del conocimiento, la industrialización de nuestros recursos naturales, en el marco

de un nuevo modelo ambiental que no limita la potencialidad pero sí regula. Se establece con

prioridad otorgar impulso al crecimiento productivo mediante una diversificación real de la matriz

productiva, partiendo desde los sectores de hidrocarburos y minería, además de fortalecer

sectores de energía, agropecuaria y turismo.

En este sentido, podemos observar que existen condiciones para seguir transformando el país.

Será necesario continuar socializando los avances y establecer canales fluidos de debate que

puedan fortalecer la agenda patriótica. Existe una lucha ideológica importante que se está

desarrollando en el país y en la región, no solo por la cuestión política sino también por consolidar

un nuevo modelo dentro de un proceso de cambio, para ello es necesario concluir este tercer ciclo

con un horizonte más claro y con condiciones aún más favorables para encarar el futuro.

Para hacer tu comentario Ingresa vía Facebook Twitter
©2017 www.generacionevo.org - Hecho en Bolivia por Orestes Sotomayor