Manifiesto Generación Evo sobre Venezuela

El siglo XXI fue inaugurado por Hugo Chavez, a pesar de aún no haber terminado el siglo XX, el siglo XXI comenzó de la mano de un idea trasgresora que botó por la borda varios años de teorizaciones sobre un supuesto “Fin de la historia”. Chavez nos recordó que tuvimos libertadores y que estos nos sacudieron del yugo español, Chavez nos recordó que tenemos historia, y también memoria, que tenemos recuerdos y también traumas, que tenemos heridas que no cerraron, Chavez fue nuestra voz, nos puso las palabras y nosotros las divulgamos.

Chavez se fue pronto, razones y especulaciones habrán sobre aquel hombre, y nos dejó un legado. Puso en nuestras ideas y nuestros sueños las cosas que podríamos hacer para continuar lo que él sembró, Chavez no sólo dejo el chavismo y a un pueblo honesto y virtuoso, también nos invitó –casi como aquel mejor amigo que te invita a una fiesta- que apoyemos la revolución bolivariana y a su nuevo líder, el Presidente Nicolas Maduro.

Hoy la juventud unida brinda todo su apoyo al compañero Nicolás Maduro y a los fieles revolucionarios que lo acompañan como minoría en la Asamblea Nacional de la Quinta República. Así también unimos lazos con el pueblo movilizado por esta revolución latinoamericana.

Repudiamos con encono, y firmes, con una voluntad guevarista lo que la derecha venezolana fiel a los intereses imperialistas pretende hacer. El sector más reaccionario de la política venezolana pretende violar los derechos del pueblo venezolano, indultando, perdonando, violando la constitución venezolana y el derecho internacional, mediante la liberación sin mayor complicación de los asesinos y agitadores de decenas de vidas inocentes que perecieron en las guarimbas de los últimos años promovidas por el imperialismo norteamericano y operada por sus agentes como ser Leopoldo Lopez, Antonio Ledezma, Maria Corina Machado, Lorent Saleh, etc, y todos los implicados en estos hechos que cobraron vidas inocentes mujeres, niños, jóvenes, padres, madres, esposos, al pueblo venezolano, incitando al odio, al racismo y la violencia.

Se incurrió en violaciones de bienes del Estado, y violaciones a los derechos humanos, se incurrió en delitos de lesa humanidad, no solo mediante la violencia física, sino mediante el sabotaje económico, obstruyendo los suministros básicos para la población venezolana. En pocas palabras se incurrió en la denigración y en el odio hacia el pueblo venezolano.

Mediante esta ley de amnistía se pretende acabar con el Estado de derecho y promover el desconocimiento de las instituciones públicas, sembrar el caos, la ingobernabilidad y la incertidumbre, y permitir la intervención directa del gobierno de los Estados Unidos, con fachadas de Organismos Internacionales.

Con esta ley se pretende permitir a la derecha tener impunidad en todas aquellas acciones que puedan emprender de aquí en adelante, así como el aumento del flujo económico y la disponibilidad de recursos humanos para seguir conspirando.

Bajo esta ley de amnistía se sustenta la dictada por el dictador chileno Pinochet en 1978, donde se encubrió asesinatos, torturas y desapariciones. El mismo antecedente al que se recurrió en Argentina en 1986 y 1987, con la Ley de Obediencia Debida y Punto Final, violatorias de la Convención Americana de derechos humanos.

Con esta ley se estaría beneficiando aproximadamente a unas 5 mil personas con procesos abiertos, y se liberarían 115 personas de sus penas.

Recordemos que las guarimbas de 2013 y 2014, cobraron 52 vidas y más de 870 heridos.

Esta amnistía estaría indultando a quienes vendieron drogas y estupefacientes en los campamentos o manifestaciones de Chacao y Baruta, así también quienes usaron las redes sociales para amenazar y amedrentar a otros por sus creencias políticas.

Asimismo, se busca la injerencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) o la Corte Interamericana, para resolver asuntos que son de exclusiva competencia del Estado venezolano.

Esta ley viene de la mano del decreto promulgado por Obama donde se estipula que Venezuela sería "amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y política exterior estadounidenses".

La ley de amnistía y el denominado decreto Obama contra Venezuela son una clara muestra de la facilidad con que Estados Unidos y sus epígonos criollos tratan de destruir la Revolución Bolivariana y desestabilizar los procesos de integración que vienen surgiendo en América Latina hace ya diez años.

Clamamos al pueblo venezolano y al mundo entero, que no dejen de protestar y denuncien la inconstitucionalidad de este proyecto de ley que pretende ser aprobado por la mayoría parlamentaria compuesta por la derecha venezolana. Esta ley debe ser declarada inconstitucional, porque estaría burlándose del llanto de madres, de padres, de hijos, de esposos de quienes sufrieron por los gangsters del imperialismo yankee. Es una ley hecha a la medida de los victimarios, los cuales violan los derechos humanos de las víctimas y niegan el resarcimiento de los daños causados. Tratan de violar la igualdad de la ley, particularizando sus intereses en la generalidad.

En el entendido de esta ley, todo delincuente que haya cometido un delito desde 1999 hasta la fecha, puede alegar en su defensa que su conducta fue por motivos políticos, y se considera un perseguido o preso político para quedar absuelto de toda pena.

Como jóvenes revolucionarios y militantes de los procesos políticas y progresitas de la región consideramos esta norma como un precedente de los continuos atropellos que los Estados Unidos ejercen sobre el continente y sobre los gobiernos progresistas. Convocamos a mantener en alto el nombre del Comandante Chavez y luchar porque la oscura y teneborasa noche neoliberal no retorne sobre nuestros pueblos.

¡Viva el pueblo Venezolano!

¡No a la ley de amnistía!

Para hacer tu comentario Ingresa vía Facebook Twitter
©2017 www.generacionevo.org - Hecho en Bolivia por Orestes Sotomayor