Marxismo, Estado de Derecho y ruptura democrática: apuntes sobre la actual coyuntura brasileña

El golpe de Estado contra Dilma contiene tres aspectos principales, que se

materializan en el programa en curso del gobierno ilegítimo: la sumisión a los

intereses de Estados Unidos - incluso en cuanto al Pré-sal 1 y riquezas naturales

- y el abandono de una política exterior altiva e independiente; el avance sin

precedentes del capital sobre el trabajo y la negación de las "minorías".

Como presidente, Temer cambió las reglas del Pré-sal para permitir una mayor

participación del capital extranjero y se alineó a Macri ya Estados Unidos en los

foros internacionales. En el momento actual, actúa fuertemente para provocar

mayor acumulación capitalista en paralelo a la pérdida de derechos de las

clases trabajadoras a través de reformas neoliberales denominadas "reforma

laboral" y "de jubilaciones". Por la primera, las jornadas de trabajo pueden

aumentar de 08hr diarias a 12hr, así como el acordado entre patrón y

empleado prevalecerá frente a lo previsto en ley. Por la segunda, la edad para

jubilación sube a los 65 años, siendo necesaria la contribución por 49 años

para que el trabajador o trabajadora pueda jubilarse.

Si la agenda de entrega de las riquezas naturales a multinacionales y

austeridad fiscal no generó respuestas incisivas por parte de la población

brasileña, las propuestas de reforma laboral y en las jubilaciones tuvieron como

respuesta una reacción popular que comienza a cambiar la correlación de

fuerzas en el país. Hace seis meses, no se creía en una huelga general, así

como se hablaba del fin de la forma política sindicato, partido político y de la

clase obrera, como categoría analítica y actor político.

El 28 de abril, sin embargo, las centrales sindicales comandaron una huelga

general que se constituyó en la mayor de la historia y provocó un perjuicio de

más de 2.000 millones de dólares al comercio. A lo largo de un año de

resistencias al gobierno golpista, fue la primera vez que éste se vio

1 sustantivo se emplea para aludir a los propios yacimientos, a la capa geológica donde se encuentran y

al petróleo que se extrae de ellos

tambaleante. Además de recomponer su base social, las centrales lograron

atraer a la Iglesia Católica hacia la posición anti-reformas, así como sectores

medios volvieron a pendular a la izquierda. Al mismo tiempo, la aprobación e

intención de votos en Lula, principal figura pública política que incorpora el

rechazo al gobierno ilegítimo, creció exponencialmente.

Temer sólo queda acelerar la aprobación de las reformas contra el trabajo para

mantener el apoyo del capital financiero e industrial. Necesita, también,

recomponer el apoyo junto a las capas medias que protagonizaron el

impeachment de Dilma y, para ello, podrá recurrir a agendas conservadoras en

el campo de la moral y de la libertad individual - ataque a los derechos de las

mujeres, de la comunidad LGBT, etc. Difícil, sin embargo, revertir la posición

anti-neoliberal que se consolidó en el seno popular. Frente al deterioro en la

opinión pública, hay también riesgos de salidas antidemocráticas: sea por la

criminalización e interdicción de Lula, aplazamiento de las elecciones de 2018

o incluso el retorno de militares.

En el campo popular, sólo la unidad política a partir de la conformación de un

programa que afirme la soberanía nacional, la defensa de las clases

trabajadoras, las pautas de las minorías-comunidades LGBTs, mujeres, negros

e indígenas- podrá llevar al derrocamiento del gobierno ilegítimo. No hay, por lo

tanto, posibilidades de nuevas conciliaciones; O se profundiza un proceso

democrático-popular o habrá un fuerte avance neoliberal y conservador.

Para quien creía al final del marxismo, la realidad brasileña reafirma la

necesidad de la praxis revolucionaria.

Para hacer tu comentario Ingresa vía Facebook Twitter
©2017 www.generacionevo.org - Hecho en Bolivia por Orestes Sotomayor