Misoginia, acoso político y sus promotores.

Por: Valeria Silva Guzmán

Diputada Nacional y Militante de la Generación Evo

 

 

Cuando una mujer ingresa al campo de lucha de la política formal asume que los efectos de esta decisión no se van a presentar únicamente en la pugna de proyectos políticos. Nosotras sabemos, a diferencia de los hombres que entran en política, que al no poder combatir nuestras ideas y no poder quebrar nuestras convicciones, van a ir como aves de rapiña sobre nuestros cuerpos.

Nuestra corporalidad femenina en tanto precepto social es para nuestros contrincantes políticos una de las mejores presas ante su angurria de poder. El desnudo y el ser la "amante", entre otros, son encuadres en los que sólo pueden encerrarnos a las mujeres. ¿Hay algún hombre al que se le haya cuestionado bajo esta matriz?, ¿Se dan cuenta de lo que esto significa?

Estamos conscientes de que nos prefieren de floreros, de acompañantes, en segundo plano y acatando sus órdenes. Pero tendrán ustedes que estar conscientes también de que vamos a seguir organizando, luchando y actuando para romper los esquemas del capitalismo patriarcal, mismo que los ata también y de manera profunda a ustedes. Van a tener que acostumbrarse a ver a mujeres tomando decisiones políticas.

La historia de Bolivia no será tal de aquí en adelante sin los indios y aunque no quieran señores conservadores patriarcas, la historia de Bolivia no será tal sin las mujeres. De esto no hay vuelta para atrás.

Opositores partidarios cibernautas, no están "ensuciando" a una mujer, no están enlodando el proceso de cambio, están trabajando incansablemente para que cada vez sea más natural la violencia contra las mujeres -lo que deviene en salarios diferenciados por género, en mujeres golpeadas, en feminicidios, sólo por citar unos ejemplos- y al hacerlo mediante el acoso político están llevando una vez más a nuestra política boliviana a la bajeza propia de sus estilos de vida y de su moral pequeñoburguesa.

Mi completo repudio a los misóginos, fascistas represores que hoy apuntan a mi compañera Susana Vaca, concejal elegida por el voto popular, una mujer admirable que no ha dejado de trabajar por su gente desde el día que asumió mandato. Ella no está sola, ella es parte de un enorme ejército de revolucionarias y revolucionarios.

Respecto a los grupículos que se dicen feministas, pero que en realidad son solo cúpulas de poder para captar financiamiento exterior a nombre del género, no corresponde nada más que decir que estas señoras son la causa principal del prejuicio en contra del feminismo. De manera sistemática han decidido estar en silencio ante todos los tipos de violencia ejercida en contra de las mujeres del proceso de cambio. El acoso político, violencia física, violencia psicológica y otros tipos de violencia en contra de mujeres del proceso o afines a éste no han provocado en estas “asociaciones” ni una sola expresión de repudio, ni siquiera de solidaridad. Es menester retomar la reflexión de Sonia Brito respecto a este tema: lamentablemente para estas personas las mujeres perdemos nuestra condición de mujeres desde el momento en el que decidimos militar en la izquierda, defendiendo la justa repartición y distribución de recursos.

La ley 348 para garantizar una vida libre de violencia de género establece responsabilidades a este respecto a los medios de comunicación, misma que ha sido atendida de manera puntual por algunos. Al contrario, existen medios de comunicación que han asumido el rol de revictimizadores de las mujeres del proceso víctimas de violencia. Es el caso de ANF quien ha puesto en su interfaz web principal uno de los mejores ejemplos de cómo incentivar al morbo y la mentira utilizando a una mujer en política, la concejal Vaca. Página 7 y Erbol de igual manera lo hicieron en otro momento conmigo misma. Si es ése el concepto que tienen de libertad de expresión, habrá que decirles en primer lugar, que ignoran todo lo que concierne al periodismo profesional y en segundo lugar que son unos violadores de los derechos humanos en primer orden y por supuesto de los derechos de las mujeres.

 

Articulo Publicado en el Periodico Cambio el 18-03-16

 

Para hacer tu comentario Ingresa vía Facebook Twitter
©2017 www.generacionevo.org - Hecho en Bolivia por Orestes Sotomayor