REFLEXIONES SOBRE EL “DESEO” DE CRECER ECONÓMICAMENTE

Por: M. Sc. Carla Virginia Rodas Arano (Antropóloga y Magister en Estudios Socioambientales (FLACSO-Ecuador)

Cuando me invitaron a escribir sobre la movilidad social reflexioné que algunos teóricos encajonan a las personas en clases sociales y observan el cambio de una clase social a otra tras desarrollarse. Al estar en desacuerdo con este tipo de trabajos ¿cómo podría analizar la movilidad social? Es así que decidí reflexionar la movilidad social a partir de mí misma.

La movilidad social comprendida como la transición de una posición social a otra (Sorikin, 1961) divide a las personas en grupos superiores e inferiores. Y, vinculada al desarrollo, cimenta la existencia de grupos inferiores pobres para lograr el crecimiento económico: “[e]stá claro que el desarrollo económico sólo puede llevarse a cabo apoyándose necesariamente en la pobreza” (Latouche, 2007: 57). De tal modo la movilidad social junto al desarrollo son términos coloniales.

Personalmente nunca me agradó que me introduzcan dentro de una clase social, nunca me sentí parte de una, pero sí me sentí parte de grupos que pelearon por algún fin comunitario y/o individual. Así, tampoco tuve como finalidad buscar la movilidad social. Y ¿para qué desearía buscar la movilidad social? Si la movilidad social en busca del desarrollo sólo plantea el éxito a partir del consumismo.

Tras aprender de distintas formas de vida, en diferentes comunidades (desde el Altiplano hasta el Chaco), comprendí otros modos de “éxito” que no necesariamente implicaban un desarrollo económico y modernista. De tal forma estos términos cargados de colonialismo no reflejan la realidad de las comunidades.

Aquí considero que es momento de construir nuevos términos y dejar de lado el desarrollo –categoría creada para hacernos sentir escasos de riquezas–. Al respecto un amigo kallawaya indicaba: “no hay que confundir el Vivir Bien con tener más dinero, eso vino de otros lados para hacernos sentir pobres, no de nosotros, para nosotros hay que convivir bien, estar felices y sanos” (K35, 2011, entrevista).

Para hacer tu comentario Ingresa vía Facebook Twitter
©2017 www.generacionevo.org - Hecho en Bolivia por Orestes Sotomayor