SOBRE LAS VIAS ABIERTAS DE AMERICA LATINA

El pasado 7 de junio se presentó en el auditorio del Banco Central de Bolivia la edición boliviana del Libro “Las Vías Abiertas de América Latina”, titulo evidentemente inspirado por la emblemática obra del escritor uruguayo Eduardo Galeano. El libro presenta siete ensayos políticos desde Bolivia, Argentina, Brasil, Ecuador, Uruguay y Venezuela, un trabajo coordinado por el sociólogo brasilero Emir Sader, a quien el vicepresidente Álvaro García Linera llama con mucho cariño y profundo respeto “mi profesor Emir”. Los ensayos responden a la ficción mediática posicionada bajo el apelativo de “fin de ciclo” de los gobiernos revolucionarios en Latinoamérica, exponen los innegables logros de los procesos progresistas de la región y a la misma vez sus fragilidades, desafíos, contingencias y luchas pendientes.

En su ensayo, en base a la ponencia “Restauración conservadora y nuevas resistencias en Latinoamérica”, Álvaro García Linera citando al sociólogo francés Pierre Bourdieu “Si alguien arroja una piedra a un vaso y este se rompe, la causa de ello no es la piedra sino que el vaso era rompible (es por eso que la piedra puede quebrarlo); es decir, es la cualidad del vaso la que le otorga la cualidad eficiente a la acción de la piedra” nos insta a pensar en la construcción misma de todos los procesos progresistas desde su cualidad, sabiendo que la función de la derecha continental siempre será la de atacar, desprestigiar, mentir y confundir a la población; ante esto que debemos hacer y cómo hacer una revolución dentro de la revolución es el eje principal autocritico de este autor.

A su vez, el filosofo argentino Ricardo Forster en su ensayo titulado “La experiencia argentina bajo el nombre del Kirchnerismo” nos ayuda a entender en primera instancia lo que fue y es el peronismo como pensamiento libertario. Posteriormente expone el descontento generalizado con la política antes del kirchnerismo, como Nestor y Cristina le devolvieron la fe al argentino en la política como instrumento para plasmar grandes transformaciones sociales en doce años. Logra develar la estrategia neoliberal de vaciamiento ideológico que defiende la narrativa capitalista del mundo, habla del fin de las ideologías pero se retrotrae al más puro neoliberalismo. Deja a entrever una oposición real y efectiva al macrismo articulada a partir de Cristina como la única depositaria de todo el sentimiento popular para seguir pensando la Argentina.

El ensayo de Manuel Canelas: La década ganada… ¿Y después?; provoca a la resignificación de lo que aceptamos como inmutable y perenne. Concluye en que toda la construcción del espectro político en el país parte de lo hecho durante estos diez años, la narrativa la imponemos aun nosotros, a la vez nos delega una gran responsabilidad de enfocarnos en las bases sociales pero con un sentido de proyección real, que sin duda es evidentemente urbano. En las ciudades se encuentra el verdadero desafío de este proceso desde saber leer los deseos, aspiraciones, espacios y necesidades hasta satisfacerlas.

Si en los 70´s “Las Venas Abiertas de América Latina” ayudó a entender a cabalidad la realidad latinoamericana, hoy “Las Vías Abiertas de América Latina” ayuda a entender la actual situación y todo lo que aun hay por hacer en nuestro continente. Ecuador a partir del trabajo sumamente minucioso de René Ramirez y Juan Guijarro. Brasil a partir de Emir Sader. Uruguay a partir de Constanza Moreira. Y Venezuela a partir de Alfredo Serrano Mancilla.

No existe un “fin de ciclo” porque no existe una propuesta alternativa al neoliberalismo desde la derecha. Son las fuerzas de izquierda las que se proponen desafíos postneoliberales, la superación del capitalismo y de su herramienta política de sumisión al capital, el sistema neoliberal. Son ellos los conservadores, somos nosotros, en los gobiernos o en la oposición, los insurgentes, los revolucionarios.

Para hacer tu comentario Ingresa vía Facebook Twitter
©2017 www.generacionevo.org - Hecho en Bolivia por Orestes Sotomayor