Tesis sobre el MAS

AUTOR: Gabriel Villalba Pérez

Twitter: @GaboVillalbaP

Escritor y Abogado Militante de la Generación Evo

 

Sin duda hay dos formas de entender al Movimiento al Socialismo – Instrumento Político para la Soberanía de los Pueblos (MAS- IPSP) la forma partido y la forma instrumento.

La concepción del MAS como partido deviene de una visión formalista impuesta por las normas electorales, pero a la vez impuesta por la misma sociedad boliviana que entiende toda asociación política como partidaria. Son los políticos propios y opositores, medios de comunicación, analistas políticos los que describen el proceso de la revolución democrática cultural delimitándolo a un partido político. En la práctica política formal desde la derecha liberal y desde la izquierda ortodoxa se deduce una estructura rígida, vertical y jerarquizada donde la hegemonía del MAS se manifiesta a través de “alianzas” y “negociaciones” con las derrotadas y las aun vigentes fuerzas políticas que se manifiestan tradicionalmente en la forma “partido político”.

Por otro lado, la forma instrumento del MAS es a mi entender la que debiera radicalizarse ya que fue esta forma de organización política de acumulación revolucionaria histórica, la que pudo generar un tejido social conformado por los indígenas originarios campesinos, obreros, sublevados contra las privatizaciones y capitalizaciones de la guerra del agua y la guerra del gas, cocaleros, fabriles, trabajadores mineros, trabajadores petroleros, sindicalistas, clase media, jóvenes, intelectuales, transportistas, indigenistas, indianistas, kataristas, las clases populares empobrecidas y excluidas de un país vilipendiado en su dignidad nacional y negado en su identidad cultural. Esta forma aglutinadora de las clases populares generó por 10 años una hegemonía política y cultural sin precedentes. La política boliviana irradió en todo el continente y generó insumos paradigmáticos a los procesos progresistas de la región y a los colectivos subalternos contra el gran capital y el neoliberalismo a nivel mundial.

Pero, ¿en qué momento esa hegemonía se convierte solo en mayoría y posteriormente en una mayoría insuficiente? (revísese lo acontecido en el referéndum del 21 F)

En el preciso momento en que se derrota cultural, política y militarmente a los enemigos del pasado decidiéndose incorporarlos al proyecto político del MAS – IPSP. Estas fuerzas derrotadas se incorporaron manteniendo sus mismas lógicas culturales, organizacionales y políticas prebendales. Se incorporan no en condición de sometimiento, es más, muchos actores políticos son reciclados de los partidos políticos del sistema de partidos neoliberal que se creía ya superado en 2006, así, esos “derrotados incorporados” son los que distorsionan y carcomen el proyecto político desde adentro.

En 10 años el proceso político que debía radicalizarse se ancló en el indígena originario campesino de primera generación como el único e inmutable sujeto político preponderante como si el devenir político y económico fuera estático. Una lectura política errada olvidó al indígena originario campesino de segunda y tercera generación que se refleja en toda la clase media emergente con raíces culturales originarias muy fuertes de abuelos y padres campesinos e indígenas que goza de las estructuras alcanzadas y desarrolladas por este proceso revolucionario. Al olvidar la politización de este nuevo sujeto político (los hijos y nietos del indígena originario, ya urbanos, cuya formación primaria, secundaria y universitaria se dio en las ciudades en el sistema público o privado, que ya no quiere lo mismo que sus padres y abuelos, que es profesional y trabaja por una superación económica constante y tiene otra visión y concepción de mundo, de estética, lógicas y paradigmas jóvenes) se está haciendo imposible ser un proyecto político hegemónico, el desafío esta en reconocer y trabajar sobre este nuevo sujeto político eminentemente urbano dotarlo de conciencia de clase y reconstruir la hegemonía perdida del MAS – IPSP.    

     

Para hacer tu comentario Ingresa vía Facebook Twitter
©2017 www.generacionevo.org - Hecho en Bolivia por Orestes Sotomayor